La Feria de Valladolid presenta FINE, un salón internacional dedicado al enoturismo


  • La primera edición se celebrará en febrero de 2020

Valladolid. Abril/19.-

La Feria de Valladolid ha presentado un nuevo certamen, FINE, la Feria Internacional de Enoturismo, que se celebrará los días 12 y 13 de febrero de 2020, dirigido a bodegas, territorios y colectivos profesionales implicados en el desarrollo del enoturismo.

El director general de la Feria de Valladolid, Alberto Alonso, señala que este proyecto surge con el objetivo de “ser un lugar de negocios, de favorecer las relaciones comerciales entre las regiones vitivinícolas de Europa y los principales mercados internacionales emisores”.

Esta forma de turismo que aúna cultura, patrimonio, vino, gastronomía y experiencias mantiene una clara línea ascendente. Según los datos de la Asociación Española de Ciudades del Vino, en 2018 las rutas del vino recibieron 3,2 millones de visitantes que generaron un impacto económico de 67 millones de euros. La mayoría de esos visitantes, el 73,8 por ciento, son españoles.

En España hay 28 rutas repartidas por once comunidades autónomas: Castilla y León cuenta con 7, Aragón con 4, Andalucía y Murcia con 3, dos en Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco y La Rioja y una en Galicia, Extremadura y Navarra.

Las bodegas y museos con mayor número de visitantes corresponden a las rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez, con más de 500.000, y la ruta del Vino y el Cava del Penedés con 486.000, respectivamente. A continuación figuran Ribera del Duero, Empordà, Calatayud, Rioja Alta, Rioja Alavesa y Rías Baixas, con más de 100.000 enoturistas anuales.

Alberto Alonso apunta que la creación de FINE obedece “a la voluntad de ofrecer a bodegas, denominaciones, rutas y en general a las empresas que venden enoturismo, una feria en la que gestionar contactos y acuerdos comerciales que permitan seguir creciendo. En nuestro entorno más próximo el enoturismo es un segmento de actividad de gran importancia y con magníficas perspectivas de desarrollo. Y nosotros queremos ser cómplices de quienes trabajan con el ese objetivo”.

Las características propias del enoturismo hacen necesaria la labor conjunta entre empresas privadas y entidades públicas, una colaboración que se materializa también en FINE, a través de la implicación del Ayuntamiento de Valladolid, la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León y la Diputación de Valladolid.

La incidencia del enoturismo en los territorios donde se asientan bodegas, museos, restaurantes y alojamientos requiere, en opinión de los expertos, actuaciones coordinadas desde el ámbito público y privado para garantizar el éxito de un sector que conjuga tres pilares fundamentales en la economía del país: turismo, vino y gastronomía.

La Agencia de Desarrollo del Turismo francés cifró en diez millones el número de enoturistas en 2016 y de ellos el 42 por ciento eran extranjeros. El impacto económico se estima en más de 5.000 millones de euros. Las zonas más visitadas eran Burdeos, con un 18 por ciento del total, Champagne (17,2), Alsacia (16,9), Borgoña (16,2), Loira (13) y Valle del Ródano y Provenza con el 11,5 por ciento.

Las cifras de Italia, el segundo productor mundial de vino, sitúan en torno a 5 millones anuales el número de enoturistas extranjeros en sus 170 rutas. Valpolicella, Toscana, Barolo, Módena, Reggio Emilia… son algunos de los destinos enoturísticos del país.

A la presentación oficial de FINE, celebrada el día 11 de abril en Valladolid, asistieron el alcalde de la ciudad, Óscar Puente; la consejera de Economía de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo; el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero; el presidente del Comité Ejecutivo de la Feria de Valladolid, Víctor Caramanzana; así como responsables de denominaciones de origen, bodegas y entidades relacionadas con el sector.

La estructura de FINE estará enfocada a generar encuentros de negocios en diferentes escenarios: un área de exposición comercial y de promoción, espacios de reuniones, transferencia de conocimiento y zonas para encuentros agendados y espontáneos.

Bodegas y territorios enoturísticos serán los principales referentes del área de exposición de FINE, donde también podrán participar clusters empresariales, denominaciones de origen, turismo MICE (reuniones, incentivos, conferencias y exhibiciones), agencias de turismo receptivo y colectivos profesionales.

El perfil del visitante al que se dirige FINE incide en la figura de agentes que comercializan productos enoturísticos en los mercados nacionales e internacionales. Paulo Amorim será el embajador de FINE, un empresario portugués con más de 30 años de experiencia en los mercados internacionales del vino y la promoción del enoturismo en Portugal, fue el creador de Viniportugal, entidad que impulsó la marca Wines of Portugal en todo el mundo.

En el ámbito nacional será Silvia Martínez, de la Feria de Valladolid, quien gestione FINE, dada su experiencia en el sector turístico, especialmente en productos de turismo de interior por la labor desarrollada desde hace más de diez años en INTUR.