CATA DEL 25 ANIVERSARIO DEL CERTAMEN DE CALIDAD DE LA D.O. P. JUMILLA

El evento desarrollado en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación reunió a los principales protagonistas del sector. 

El lucernario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha acogido en la mañana de hoy, 28 de noviembre, la cata de conmemoración del 25 aniversario del Certamen de Calidad de los Vinos DOP Jumilla.

Fue a finales de 1994 en que el Consejo Regulador de la DOP Jumilla, apoyados por el Ministerio de Agricultura, lanzó su primer Certamen de Calidad, pionero en España de concursos de vinos oficiales. Su trayectoria a lo largo de estos años ha sido un crecimiento continuo tanto en número de muestras de vinos como en la calidad de los mismos.

En el acto conmemorativo del 25 aniversario tomaron la palabra D. Silvano García presidente del Consejo Regulador de la DOP Jumilla y el Director General de Industria Alimentaria D. José Miguel Herrero Velasco. 

Durante el desarrollo de la presentación se visionaron unos vídeos que recordaron la trayectoria de estos 25 años así como la mecánica de realización del Certamen de Calidad. A continuación, Dña. María Quílez, sumiller formada con una beca de la DOP en el Basque Culinay Center presentó cuatro vinos que han obtenido la medalla de oro en diferentes categorías del Certamen en los últimos años, representados en las bodegas San Dionisio, Bleda, Alceño y Silvano García. La variedad Monastrell, base de los grandes vinos de esta histórica DOP, fue una de las grandes protagonistas.

Al acto acudieron personal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, prensa especializada y prescriptores de vinos, bodegueros, autoridades locales tanto de la Región de Murcia como de la provincia de Albacete, así como numerosos actores del mundo del vino, sumilleres, distribuidores, y miembros de asociaciones profesionales, que tras la cata cerraron el acto disfrutando de un cóctel en el que se degustaron vinos de bodegas Luzón, Pío del Ramo, Carchelo, Juan Gil, BSI, Torrecastillo, Viña Elena y 1890, con sus marcas respectivas de vinos premiados en la trayectoria del certamen. 

Los vinos de la Denominación de Origen Protegida Jumilla han venido desarrollando, en los últimos años, una auténtica revolución. Elaboraciones nuevas, centradas, la mayoría, en la original y muy mediterránea variedad Monastrell, que dan vinos con elegancia, garra y estructura, pero a la vez, frescos, equilibrados y muy vivos. Esta calidad está permitiendo obtener tan buenos resultados, que en la actualidad la Denominación de Origen Protegida Jumilla está siendo considerada como una de las más demandadas del panorama vinícola español, con excelentes resultados tanto en el mercado nacional como en el mercado internacional. Es por ello que quieren hacer llegar al sector profesional de Madrid sus últimas y originales novedades.

Esta acción supone el pistoletazo de salida a una semana de acciones promocionales cuya acción troncal será el Salón profesional de vinos DOP Jumilla con presencia de 20 bodegas, el próximo lunes 2 de diciembre, en el Salón Granados del Hotel InterContinental de Madrid, con horario de 12 a 15 horas y de 17 a 21 horas. 

Sobre la Denominación de Origen Protegida Jumilla 

En la DOP Jumilla se elaboran cinco clases de vino: tintos, rosados, blancos, dulces y vinos de licor, y prima la producción de variedades autóctonas. La uva Monastrell es la base del 70% de los vinos que se elaboran en esta Denominación de Origen Protegida. 

La zona de producción, la delimitan, por un lado, el extremo sureste de la provincia de Albacete, que incluye los municipios de Montealegre del Castillo, Fuente Álamo, Ontur, Hellín, Albatana y Tobarra; por el otro, el norte de la provincia de Murcia, con el municipio de Jumilla. Una zona que se caracteriza por valles de gran extensión surcados por sierras de hasta 1.380 m. Un total de 19.000 hectáreas de viñedo, en su mayoría de secano, en vaso, ubicado sobre suelos predominantemente calizos, en altitudes que varían entre los 320 y 900 metros. 

El clima de esta zona, es continental con influencia del Mediterráneo. Las escasas precipitaciones que apenas alcanzan los 300 mm al año y las más de 3.000 horas de sol, propician la escasa incidencia de plagas y enfermedades, lo que permite un alto porcentaje de cultivo ecológico.