Entrevista de Mundovino a Bodega Aleph Winery

Aleph es la primera letra de alfabetos como el protocananeo, hebreo, arábigo o persa. También es el símbolo que eligió Georg Cantor, uno de los matemáticos más geniales y enigmáticos de la historia para designar los números transfinitos. Y aquí es donde comienza la inspiración de crear algo realmente sobresaliente.

En Aleph, la pasión por las matemáticas, por la tierra y por el vino se entrecruzan en un viñedo cuya historia comienza antes de la Guerra Civil española, para crear un proyecto llamado a convertirse en una de las pequeñas joyas de la viticultura y enología de este país.

Tanto la bodega como los viñedos de Aleph están ubicados en las proximidades de la pequeña aldea albaceteña de Serradiel, en plena la comarca de La Manchuela. Desde hace años, los socios de la bodega rescataron viejas viñas familiares entre las que han reconvertido dos hectáreas de un viñedo excepcional, donde replantaron variedades foráneas como la merlot y la petit verdot, seleccionadas por su perfecta adaptación al suelo y microclima de la zona, sin dejar de ocuparse de otras locales como la macabeo y la bobal.
Fuente: Vinos Diferentes

· Filosofia de la Bodega:
La Manchuela es una zona privilegiada para la elaboración de grandes vinos, por la combinación de suelos, altitud y climatología. Desde tiempos inmemoriales estas características se han aprovechado para una viticultura que sacaba partido de ellas con grandes producciones, en detrimento de la calidad. Nuestra filosofía de partida es que si todo ese potencial se concentra en la calidad sacrificando cantidad, se pueden obtener vinos excepcionales, con tipicidad y gran capacidad de guarda.
En una tierra donde se puede obtener más de 10 kg de uva por cepa, nuestro objetivo es no generar más de 1.5-2 kg. En otras palabras, sobre el máximo de 70 hectolitros por hectárea permitidos por la DO, pretendemos no llegar a los 20-25 hectolitros por hectárea.

La idea es hacer un vino basado en una viticultura razonable (huyendo de etiquetas tipo ecológico, biodinámico, etc.), orientada a bajos rendimientos que permitan extraer un zumo concentrado con la esencia de la tierra.

Elaboración cuidada y respetuosa, con la mínima intervención y la mejor tecnología para producir vinos de los que siempre haremos tiradas muy limitadas (entre 1.000 y 5.000 botellas).

· Como os definiriais…tradicional o modernista o una mezcla de las dos cosas.
Tradicional pero no rancio. Moderno pero no sin alma. Luchadores natos y con la ilusión de hacer un gran vino que sea referente en la mente de los consumidores.

· Defina vuestros vinos
Los vinos que elaboramos bajo la marca Aleph tienen nuestro sello de máxima calidad. Vinos para iniciados que busquen sorprenderse en un mercado tan saturado.

· ¿ Teneis un publico definido ?
Nuestro público es aquél que busca un vino de alta calidad a un precio razonable. Y que busca algo distinto. Aleph es distinto.

· ¿ Vuestros vinos hacia que mercado van mas, hacia el nacional o el extranjero ?
Aleph es una bodega de reciente creación que busca implantarse en la mente y llegar a las casas de los consumidores más exigentes. De momento, nuestra vista está en el mercado nacional, aunque ya estamos trabajando con agentes que nos ayudarán a introducir el vino en otros países.

· Proyectos para el 2016
Los vinos tienen continuidad y siendo el 2013 un gran vino, las siguientes añadas serán mucho mejores. Al menos la 2014 pinta de maravilla y la 2015 es sublime.

Iremos haciendo siempre pequeñas cuvées de no más de 3.500-4.000 botellas, intentando disponer de una gama de vinos más o menos amplia, con una producción total de entre 20.000 y 25.000 botellas.

En este 2016 Aleph tiene que sonar en los círculos del vino nacionales, y estar en la mente de los prescriptores más reconocidos. Somos exigentes y atrevidos. Aspiramos a llegar lejos y seguir siempre aprendiendo por el camino.

Se el primero en comentar en "Entrevista de Mundovino a Bodega Aleph Winery"

Deja un comentario.