“Yamir Pelegrino …el somelier que revoluciona las armonías españolas”

Esta nueva propuesta de un gran chef español, como se recibió en el Caribe ?

Ante todo muchas gracias por permitirme llegar a los incontables seguidores de este sitio Web, para cultores y enamorados del vino y por ende del buen vivir ….
Te comento que estas cenas-maridajes con el chef Marcos Morán , fueron una danza para los enamorados del arte culinario , ese del buen comer y el mejor beber …este chef supo conjugar sus platos y creaciones , con un sutil toque caribeño , muy a propósito , pues busco recrear sus platos con productos de esta región

Cuales fueron sus platos y que vinos pusisteis , como llegó la armonía entre ellos

Fíjate que fueron platos con los cuales utilicé vinos de gran expresión aromática y gustativa , pues así los requerían los platos , recree una especie de tour por el nuevo , sin descuidar esos matrimonios nostálgicos e infalibles de la clásica Europa

Pues cuéntanos ya ..?

Para el primer plato y muy a propuesta del chef Marcos Morán , se pasó una emulsión de manzana verde en forma de hielé , con toques Cítricos y un perfume de tequila … Y como bien recalcó el chef, hubo que tomar este frío de manzana con la mano, otra cosa peculiar fue que no le pusimos vino alguno… Pues Marcos queriá que entrara para refrescar y limpiar el paladar antes que apareciera la comida
Pero ya antes habíamos puesto para el coctel de bienvenida un Cava Elyssia brut Gran Cuveé , muy fresco y también muy diferente , el cual consideramos un Cava increíble que posee uvas del Champagne pero con la astucia y el buen saber hacer de la herencia catalana del Cava
Sin dudas este primer tiempo a decir de los comensales fue un acierto total

Para el segundo plato Marcos Morán , nos regaló una creación compleja , pues puso un pescado marinado , con ciertos toques ahumados que iban cubiertos de una escarcha de nabo, a no dudarlo un vegetal complicado …y en este plato por primera vez en estas cenas , pusimos un vino rosado , pero no cualquier rosado , sino un Cabernet Rosé de la casa Torres Chile , el vino resaltó las virtudes del plato y compensó los atisbos de amargor residual del plato , con una nota golosa de caramelo de frambuesa , su juventud y cromatismo sensual, fueron muy bien recibidos

El tercer tiempo vió llegar una sopa fría de tomates verdes y rojos , unos jugosos carabineros , con destellos cítricos y vegetales , plato con mucho color y con la impronta fuerte de este marisco ….nosotros le pusimos un gran chardonnay español , el Milmanda de la bodega Miguel Torres , España…un vino profundo , untuoso, cremoso , con notas minerales y esa pincelada increíble de frescor , sin dudas un vino con gran esencia para contagiar al plato
Luego vendría la cuarta propuesta y apareció en escena una emulsión de pieles de patatas , muy concentrada , con la adición de un huevo de codorniz , cocido también en caldo de pollo…también un plato riesgoso para empastar,con este nos decantamos por un vino de gran acidez residual , un tacto graso agradable y fresco, le pusimos un Pinot Grigio Santa Margarita , joven y musculoso , que fue capaz de adornar el plato

Luego vendría una ostra , con toque salinos y unos detalles de salseo , creados por el chef, aquí le llegamos con un Albariño Gallego , de esos que nos hacen asentir con la cabeza, el Lagar de Cervera , muy fresco , jovial y sobre todo de buen viaje al caribe… Sin dudas este ayudó a la Ostra y la redimensionó

Para la llegada de este tiempo las cosas para mi se complicaron y eso me lo expresó el chef Morán … Me dijo:
Ahora si te lo puse complicado , dos platos muy diferentes para un solo vino
Su propuesta fueron dos platos al mismo tiempo , uno para compartir entre dos personas y uno puntual para cada uno

El primero sobre la base de un Robálo , con una textura increíble , sumergido en su propio fumé cremoso y acompañado de tomates sherrrys cocidos en el mismo caldo y al mismo tiempo puso una mini brocheta a base de anguila , semi ahumada y un pepino trabajado como pocas veces lo había de gustado, pero eran dos platos, dos expresiones y yo los tenía que unir

Los matrimonios de dos son difíciles , los de tres demasiados futuristas
Pero ni corto, ni perezoso le pusimos un buen vino fresco, profundo en aromas y sobre todo versátil para intentar unir ambos platos …le presentamos un Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda , de esos con estilo Kiwi Wine y notas vegetales y gustosas , le pusimos uno joven y vivo de la casa Silenis, que con sus notas de fruta verde , vegetales recién cortados y cascara de cítricos , plantó un sello de distinción

Los clientes fueron testigos de un arriesgado ” Menage a Trois ” , que en esta ocasión no desentonó , al contrario ayudó a ambas creaciones y creo una sensación nueva en los clientes …

El plato de fondo o principal fue una propuesta a base de albondigas caseras de cerdo y jamón ibérico sobre una sutil crema semiácida y toques de cebolla caramelizada , este lo acompañamos con un Carmenere chileno , el Terrunyo , ese que se produce solo en el Cuartel 27, una porción mínima de Terroir donde nace…sin dudas un vino con clase, un tinto expresivo , con táninos dulces y aterciopelados …sin dudas este maridaje estuvo muy cerca a lo deseado por los clientes, o mejor hubo una relación linda entre el plato y el vino …y al final ganó el cliente

Para las dos últimas propuestas este Increíble chef , nos reservó o mejor me obligó otra vez a montar un vino con dos platos
Siempre es difícil arriesgado y atrevido … Pero ahí estaban los platos y les acerqué un vino que estuvo cerca de ser un amor eterno
Tuvimos que poner un tercer protagonista a esta atrevida película … El chef presentó un plato a base de un crocante tostado de queso semi dulce , otra vez para compartir y luego mostró todo un recital de notas torrefactas de café , cacao , leche quemada y tabaco curado o más cercano a las notas del humo de un buen habano…
A este dúo le emparejamos un Oporto Tawny de la casa Quinta Do Noval , que fue capaz de asumir la posición de arbitro en este matrimonio de tres y de compensar las notas de uno y resaltar y fundir las notas del otro … Un buen cierre donde la rica sobremesa no se hizo esperar.

Con que te quedas de esta experiencia de coquineria excelsa del chef Marcos Morán y tuyo?

Bueno fíjate que aquí los platos son los papeles protagónicos , aunque los vinos los intento meter a luchar por un Oscar , pero en la categoría de mejor actor de reparto …
Pero esta vez quiero parafrasear al propio chef Marcos Morán cuando dijo:
Los clientes suelen viajar en busca de sus platos y sus gustos mas empedernidos, pero las cocinas y la comida no suelen viajar … Sin embargo esta vez los platos viajaron al Caribe y encontraron además , las notas tropicales que quizás necesitaban , los platos crecieron y los vinos revolucionaron a estos creativos platos, mostrando una vez mas que este exquisito mundo , puede llegar a todos , solo hay que buscarlo.
Al final de la cena una periodista argentina , me dijo:
Esta noche y estos maridajes tuvieron un aura mágica … Y con eso me quedo, yo también ..!

Se el primero en comentar en "“Yamir Pelegrino …el somelier que revoluciona las armonías españolas”"

Deja un comentario.